LA CURADURIA DE CONTENIDOS; EN LOS CAMINOS DEL BOSQUE DIGITAL

IMAGEN 1A raíz de un curso sobre Curaduría de contenidos académicos que actualmente tomo en la universidad, como parte mi formación docente,  he vuelto sobre la reflexión del tema de la curaduría de contenidos. Ahora, no cómo un campo de profesionalización para un especialista, sino por el contrario, como una de las funciones que debería aprender todo sujeto contemporáneo en la era de las sociedades del conocimiento.

La palabra curaduría tiene dos acepciones germinadas en su origen latino que dan significado a su función actual. Viene entonces del término Curator, que significa persona que tiene cuidado de algo, o, persona que cura algo; como lienzos, pescados, carnes, etc. (RAE, 2015; Restrepo Figueroa, LLeras Figueroa, & Cortes Solano, 2010). Y del término, cura, que significa Someter una cosa como la carne o el pescado a la acción de algo como la sal, el frio o el humo, para que pierda humedad y se conserve por mucho tiempo.

En otro sentido, está asociado con un proceso de transformación de la materia o del objeto para su conservación o para su utilidad en cosas diferentes a las posibilitadas por su condición original, se dice; cutir y preparar, para uso, la piel de un animal muerto, tratar las maderas cortadas hace mucho tiempo antes de ser utilizadas, o preparar la hoja del tabaco sometiéndola a un proceso especial. (RAE, 2015)

Dicho término, que en su momento tuvo una función eminentemente conservadora en el campo religioso, realizó una transición al campo museográfico en donde se desplegó en dos dimensiones retomando el nombre de curaduría. Una primera dimensión que mantenía la triple función que han cumplido los museos de “Conservar, estudiar y comunicar” y una segunda, que tiene que ver con el proceso de transformación que se aplica al objeto que llega al museo.

Desde luego el proceso de transformación no es una intervención física del objeto, sino la construcción de un meta-discurso que permite ofrecer diferentes significados del contexto en el que el objeto o una agrupación de estos, cuenta una o múltiples historias en razón de criterios de composición, historia política, estética, escuelas, y otros. Encontramos que la curaduría para los museos se despliega en un esquema mencionado anteriormente  (Museo Nacional de Colombia, 2000):

  • Conservar
  • Estudiar
  • Comunicar

Esta triada curatorial, encuentra significado en los beneficios que tiene para el usuario visto desde dos dimensiones;

  • La comunidad, la cual se beneficia en la medida en que la producción materializada en términos históricos y estéticos del patrimonio cultural, puede ser:
    • Coleccionada
    • Catalogada
    • Conservada
  • El usuario que visita de manera personal los museos o galerías porque
    • Se beneficia de la exhibición del patrimonio que ha constituido la cosmogonía de su sociedad y de otras con las cuales se relaciona esta de manera directa o indirecta.
    • Se permite encontrar una interpretación especial o específica, no totalizante, del patrimonio cultural que conoce.
Student-IMFREE-600x400

Tomado de: I’m free

En una segunda dimensión, se encuentra la curaduría creativa, la cual pretende la construcción de metadiscursos elaborados por el curador a partir de la obra o del objeto expuesto. El curador se apropia del objeto y del espacio y con ellos crea otras cosas relacionadas con el arte (Museo Nacional de Colombia, 2000).

Este tipo de curaduría surge para ofrecer una puesta en escena del enriquecimiento en la interpretación del patrimonio cultural y artístico de una sociedad, en dicho sentido es interesante la travesía en la cual se embarca una curaduría, exigiéndose a sí misma el abordaje de problemas y contextos en temas o colecciones del patrimonio cultural y social, para arribar finalmente con una rica y variada gama de nuevas lecturas o nuevos discursos sobre la significación, la prospectiva, la potencialidad o la usabilidad de dicho patrimonio-objeto (Quintero Valencia, 2013).

Photographs-Life-Pix-600x400

Fotografía tomada de: I’m free.

 Para Roca, una de las funciones esenciales del arte de curar, está asociada íntimamente con el proceso de seleccionar lo que sí y lo que no servirá para presentar en una determinada exposición. Desde esta perspectiva, el punto de partida es el criterio personal y profesional del curador. De allí, se pude derivar la atención que el público pueda ofrecer a dicha lectura o meta discurso ofrecido sobre un objeto, una colección o un patrimonio tratado bajo el concepto de curaduría  (Roca, 2012, pág. 32). Aquí mencionaremos dos aspectos importantes en dicha transición: el por qué y el para qué de la investigación en los procesos de curaduría de contenidos.

Por qué La Investigación

Start-Up-Photos-600x400

Fotografía tomada de: I’m free

En primer lugar, es fundamental tener en cuenta que lo que da razón de ser y esencia a una curaduría es la investigación. El eje central en este proceso se conoce como tesis, Restrepo y lleras lo definen de la siguiente manera:

Toda exposición (individual, colectiva, histórica, etc.) debe presentar a los públicos del museo una tesis, es decir, un concepto de alguien (un investigador, un curador, un académico) sobre algo (un período, un acontecimiento, una persona, etc.). Ese concepto debe ser el eje narrativo que sirve de guía para seleccionar cada uno de los objetos que se exhiban y para guiar la redacción de todos los textos de la sala (Restrepo Figueroa, LLeras Figueroa, & Cortes Solano, 2010, pág. 20)

La investigación permite al individuo convertirse en un experto cada vez más competente en el tema curado. Además, le permite construir un criterio de inclusión/exclusión en la selección del material que busca identificar como válido para su curaduría, o de una perspectiva específica que quiere presentar. Esto lleva al curador a construir para sí un concepto de “colección” que ofrece a un público determinado.  (Restrepo Figueroa, LLeras Figueroa, & Cortes Solano, 2010) Para Betancour, este trabajo de investigación es el que puede definir una colección como un grupo de objetos que se agrupan bajo una intencionalidad y de acuerdo a una lógica determinada inicialmente por el curador (Betancour Salazar, 2012, pág. 21).

Para qué la investigación

La investigación en la curaduría de contenidos tiene que ver con la intención de no perder un sentido glocal; es decir, una dimensión global del problema planteado, su contexto, los actores que influyen, el debate que se da en relación con dicho problema. Al mismo tiempo, una dimensión local de dicho problema, íntimamente asociada a la lectura o discurso particular; la apuesta de un ordenamiento que la persona que ejerce como curador está dispuesto a abordar.

En esta dimensión subjetiva-colectiva de la propuesta curatorial, es claro que el curador, así como el docente contemporáneo, no es un mediador si este es entendido como un sujeto que pretende sentirse neutro, alguien que refleja de manera leal, algún tipo conocimiento original a transferir a otro sujeto que construye como repositorio vacío de dicha fusión de información-conocimiento. En esa dirección, muchos de nuestros docentes, leales a la autoridad, se convirtieron en replicantes de autoridades consagradas (especialistas en Foucault, Weber, Durkheim, Kant, Marx, etc. La lista podría ser interminable)

En el contexto de las sociedades del conocimiento, un curador de contenidos digitales es un nodo red que no pretende mediar entre los sujetos y el saber, sino que entiende la multiplicidad del saber mismo, su reticularidad y en dicho sentido, habita la red como un sujeto-nodo que se permite agenciar el saber de forma creativa y disruptiva.

En el espacio-tiempo actual de la red, en donde se manifiesta la urgente necesidad de alfabetizar a un público sobre los contenidos que circulan allí, el curador se convierte en un experto generador de rutas y estrategias de interpretación de la información y los contenidos digitales. Por ello el profesor, podría fácilmente para beneficio propio y el de sus estudiantes, convertirse en un curador de contenidos.

La investigación para ejercer curaduría de contenidos académicos en ambientes digitales, tiene una fuerte de potencialidad. Es decir, esas formas emergentes de conocimiento que no estaban antes de comenzar la interacción y que no están predeterminadas por la autonomía ni la planeación del curador, del público o del ambiente creado, sino que son producto de la interacción entre los tres (Curador-Público-Ambiente digital). Equivale a lo que Gibson trabajó en los 70s como teoría de los affordances (Gibson, 1977), y que en la década actual, el grupo del College of Education de la Universidad de Illinois aplicó en las teorías del learning (Cope & Kalantzis, 2009; Burbles, 2012)

En dicho sentido, el principio con el cual se aborda la curaduría de contenidos guarda una valiosa herencia del mundo del arte y que es importante comprender como capacidad creadora; “Pero a veces se tiende a olvidar que el arte es una forma no-racional de aprender —pues contiene un enigma que se resiste a la interpretación—, y que allí radica su potencia” (Roca, 2012, pág. 35). El mundo del arte, asociado al prevalecer de la imagen y el performance como texto inagotable en su interpretación, nos ha heredado la posibilidad de migrar el conocimiento científico a narrativas hipertextuales, hipermediales, transmediales, infográficas y otras (Scolari, 2013).

Consecuentemente, tanto para el mundo del arte como para el mundo académico de las sociedades del conocimiento, una curaduría incompleta puede ser sentida por el espectador como una simple didáctica inconclusa de algún tema específico. O peor aún, puede ser entendida como una propuesta, no en debate sino con intención conductista, ideológica o de giro dogmático. Lo anterior termina creando discursos cerrados sin posibilidad de lecturas del objeto o del problema planteado.

Un buen ejercicio de curaduría plantea una tensión entre la experiencia directa del público que interactúa con él objeto presentado y la interpretación presentada por el curador  (Roca, 2012) Sería un camino interesante para el docente.

Trabajos citados

Betancour Salazar, C. (2012). Museos colombianos. Obtenido de Manual de producción y montaje para las artes visuales: http://www.museoscolombianos.gov.co/fortalecimiento/comunicaciones/publicaciones/Documents/manual_artes_visuales_mincultura.pdf

Burbles, N. (2012). Ubiquitous Learning and the Future of Teaching. Encuentros, 3-14.

Cope, W., & Kalantzis, M. (2009). Ubiquitous Learning. Exploring the anywhere/anytime possibilities for learning in the age of the digital media. Urbana-Champaign : University of Illinois Press.

Gibson, J. J. (1977). The theory of affordances. En R. S. (Eds.), Perceiving, acting, and knowing: Toward an ecological psychology (págs. 67-82). Oxford: Oxford. University Press.

Museo Nacional de Colombia. (2000). Museo Nacional de Colombia. Obtenido de Manual de curadurías: http://museonacional.gov.co/el-museo/manuales-de-area/Documents/mcuraduria.pdf

Quintero Valencia, C. F. (25 de Noviembre de 2013). Desde la Kaverna. Obtenido de ¿GRAVES FALLAS EN LA COLECCIÓN DEL MUSEO DE ARTE LA TERTULIA? LAS TAPAS DE LAS OLLAS Y UNA OBRA SEMI-PERDIDA: http://desdelakverna.blogspot.com.co/2013/11/graves-fallas-en-la-coleccion-del-museo_25.html

RAE. (22 de Octubre de 2015). Real Academia de la Lengua Española. Obtenido de Cura: http://dle.rae.es/?w=curar&m=form&o=h

Restrepo Figueroa, J. D., LLeras Figueroa, C., & Cortes Solano, A. (19 de Enero de 2010). Ministerio de Cultura, Museo Nacional de Colombia. Obtenido de Curaduría en un museo; Nociones básicas: http://www.museoscolombianos.gov.co/fortalecimiento/comunicaciones/publicaciones/Documents/Manual_de_Curaduria_en_Museo.pdf

Roca, J. (2012). Museos de Colombia. Obtenido de Notas sobre la curaduría auoral : http://www.museoscolombianos.gov.co/fortalecimiento/comunicaciones/publicaciones/Documents/manual_artes_visuales_mincultura.pdf

Scolari, C. (2013). Narrativas transmedia. Barcelona, España: Deusto.

Wikipedia. (22 de Octubre de 2015). Wikipedia. Obtenido de Wikcionario: https://es.wiktionary.org/wiki/colecci%C3%B3n

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s